Comienza el día con fuerza, desayuna con fundamento

Desayuno sano y completoEmpezar el día con un buen desayuno debería ser obligatorio para todo el mundo, ya que un desayuno equilibrado y nutritivo nos ayuda a afrontar el día con energía. Hay que tener en cuenta que es la primera comida del día, y seguramente la más importante, a pesar de lo cuál muchas veces no le prestamos toda la atención que merece.

 

¿Cómo debería ser un desayuno perfecto?

Realmente cada persona tiene unas necesidades nutricionales específicas y no se puede definir un desayuno perfecto para todos, pero hay condiciones que podríamos generalizar diciendo que todos tienen que cumplir. Si eres de los que se toma un café solo o con un bollo industrial y piensan que eso es su desayuno ideal, vete abandonando esa idea. Como norma general cualquier desayuno debería contener proteína (animal o vegetal), frutas y/o verduras, hidratos de carbono y alguna grasa saludable, tampoco hace falta hacer el desayuno de Michael Phelps. A partir de esa primera premisa empieza un mundo de posibilidades del que tenemos que extraer la que más convenga al caso particular de cada uno.

Ayudantes para preparar tu desayuno.

A la hora de desayunar una de las excusas que normalmente nos solemos poner para no hacer un desayuno todo lo completo que deberíamos suele ser el hecho de que “nos da pereza”, o “no tenemos tiempo”. Es verdad que es muy difícil tener un desayuno completo, sano y equilibrado en un minuto, pero la realidad es que dedicarle el tiempo que necesita tendrá una recompensa clara a lo largo de la mañana. Seguramente el ánimo con el que enfrentaremos la mañana e incluso el humor que nos acompañe será mucho mejor. Si decides prepararte un buen desayuno hay una serie de aparatos y pequeños electrodomésticos, que bien elegidos te serán de gran ayuda y te facilitarán la vida reduciendo el tiempo que empleas para prepara tu primera ingesta de alimentos del día.

Electrodomésticos que te ayudarán en tu desayuno:

10 Alimentos imprescindibles para tu desayuno

Obviamente no podrás tomar todos estos alimentos en el mismo desayuno, pero estaría bien que el mayor número de ellos formaran parte de tu rutina mañanera a la hora de preparar tu primera ingesta del día, porque tienen propiedades que te ayudarán a comenzar con buen pie y tu organismo te lo agradecerá.

1. Avena

Avena

Se trata de un cereal que te aportará, además de los hidratos de carbono tan necesarios en el desayuno, una buena dosis de proteínas y grasa saludable. Mantiene a raya el colesterol y además aporta fibra, vitaminas del grupo B, cobre, zinc y magnesio. Podrás encontrarla en forma de copos de avena para desayuno y en muchos cereales que se comercializan, pero ten cuidado y lee cuidadosamente las etiquetas, pues algunas marcas de cereales abusan del azúcar en su composición, en su afán por agradar a pequeños y adolescentes.

2. Huevos

Huevo

Uno de los alimentos más completos, con un buen aporte proteico, además de aportar vitamina B12, D, B2 y A. Es ideal por la versatilidad de preparaciones que permite, aunque lo ideal sería evitar comerlos fritos para no añadir la grasa de la fritura innecesariamente en nuestro desayuno.

3. Cítricos

Cítricos

Aportan vitamina C y fibra que regula el organismo y permiten liberar toxinas, además de ayudar en dietas de adelgazamiento. Tanto si se toman en forma de zumo como directamente en su estado natural son riquísimos, no dejes de tomar naranjas, mondarinas, pomelos o lo que más te guste en tu desayuno diario. Compra ahora los exprimidores que te ayudarán a extraer todo el jugo a tus cítricos favoritos.

4. Té

Te

Con un aporte calórico minúsculo, dispondrás al tomar té de una fuente de hidratación rica en antioxidantes. Es además fuente de fibra y protege el sistema inmunológico. Existen muchas variedades de té que harán que puedas encontrar la que más te agrade y que puedas ir variando según lo que te apetezca cada día, cada variedad tiene sus características propias, pero todas ellas son muy saludables y apropiadas para añadir en el desayuno.

5. Plátano

Plátano

Se podría decir que el plátano es un “superalimento”, rico en fibra, potasio, antioxidantes, regula el estado de ánimo, ayuda a recuperar en periodos de esfuerzo físico y a equilibrar la tensión arterial. Además refuerza el sistema inmunitario y tiene propiedades antiinflamatorias. No debería faltar en tu desayuno diario.

6. Yogurt

Yogurt

Contiene calcio, magnesio y fósforo. Regula la flora intestinal y evita la proliferación de bacterias perjudiciales, además controla la acidez de estómago. Elige un yogur natural de tipo griego y sin azúcares añadidos, para no tirar por la borda parte se sus beneficiosas propiedades. Puedes mezclarlo con frutas o con los cereales si lo prefieres, pero no le añadas azúcar.

7. Tomate

Tomate

Te aportará vitamina A, K, hierro y potasio. Mejora la circulación sanguínea y con su fibra te ayuda a regular el tránsito intestinal. Puedes consumirlo en una tostada en tu desayuno junto con un chorro de aceite de oliva o como si se tratase de una fruta cualquiera. También puedes consumir su jugo, pero no empieces con los blody marys desde el desayuno!! 😜😜

8. Frutos Rojos

Frutos rojos

Además de resultar deliciosos, fresas, arándanos, frambuesas, moras, etc, te ayudarán con su gran cantidad de antioxidantes y fibra. Puedes consumirlos al natural, preparándote algún batido o mezclándolos con yogurt por ejemplo. En la actualidad puedes disponer de ellos durante todo el año y su precio ya no es tan alto como hace unos años, no dejes de disfrutar de estas pequeñas y sabrosas frutas.

9. Trigo

trigo

Rico en minerales como magnesio, zinc, fósforo y hierro. Además contiene vitaminas del grupo B como la Tiamina, que ayuda al sistema nervioso. Aportará carbohidratos y proteinas a tu desayuno. Puedes consumirlo en forma de pan, mejor todavía si es integral porque contiene todas las partes del grano de trigo.

10. Café

cafe

El café por su contenido en cafeína nos mantiene alerta y su inconfundible aroma impregna las mañanas de las casas de medio planeta. Además ayuda a quemar grasas y mejora el rendimiento físico. Si no te gusta el té puede ser una buena opción a los preparados hiperazucarados de cacao y otras bebidas no demasiado sanas que existen para tomar en el desayuno. Echa un vistazo AQUÍ a las cafeteras más vendidas.