Extractor de jugos lento

Slow Juicer: los zumos de frutas y hortalizas más sanos

Los extractores de jugos lentos, son los últimos en llegar a nuestra cocina para facilitarnos la tarea de obtener los mejores zumos de fruta. Se han hecho muy famosos gracias a cierto concurso televisivo de cocina que le ha hecho mucha publicidad al de una marca concreta.

Podríamos decir que se trata de un tipo de licuadoras, con una velocidad de giro mucho menor a la habitual en este tipo de máquinas, para mimar el jugo y mantener determinadas propiedades que con un giro a más revoluciones pueden perderse debido al calor del proceso. Además disponen de filtros que permiten la extracción de zumos de frutas y hortalizas con casi total ausencia de fibra. También son máquinas más silenciosas que las licuadoras normales debido en parte a la menor velocidad de giro de las partes móviles.

Slow juicer más vendidos

Aquí tienes la posibilidad de adquirir los más vendidos a través de Amazon aprovechando sus ventajas y ofertas.

Elegir tu extractor de jugos lento

Comprar tu slow juicer supone, debido al precio que pueden alcanzar, un desembolso de un importe nada despreciable, que podría incluso superar los 1000 euros en 2019. Por esa razón es mejor tomarse el tiempo necesario para poder acertar con el extractor de zumo que más se pueda adaptar a nuestras necesidades. te vamos a comentar los criterios más importantes que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir tu extractor.

Criterios para elegir tu slow juicer

Comodidad de uso

De poco nos sirve adquirir un extractor de zumos maravilloso, con unas prestaciones extraordinarias, si a la hora de usarlo nos resulta incómodo. Puede que no tenga el tamaño que deseamos, no pudiendo guardarlo en ningún sitio o no pudiendo dejarlo a la vista por ocuparnos media encimera de la cocina. Intenta que no sea muy complicado de limpiar y desmontar, algunos incluso disponen de una función de autolimpiado que ayuda bastante a mantenerlo en las condiciones ideales de uso. Busca siempre un extractor de jugos que se adapte a tus necesidades y a lo que esperas de él, si cada vez que lo tienes que usar piensas en lo incómodo que te resulta, a la larga lo usarás menos o directamente terminará siendo un trasto inútil del que te querrás deshacer.

Calidad del zumo extraído

Este podría considerarse un criterio muy importante, debido que es la razón de existir de un extractor de jugos lento. Su ventaja más importante respecto a una licuadora de toda la vida es que se supone que debe conseguirse con su uso una calidad de jugo superior al que consiguen otras máquinas. Este factor está íntimamente ligado a la velocidad de giro de los componentes que realizan el proceso de extracción de jugo, ya que a mayor velocidad más calor producirá el proceso, y es calor “cocerá” nuestro zumo  de frutas o verduras, haciendo que pierda propiedades y no sea un zumo tan sano como podríamos pensar. Si lo que perseguimos con nuestro slow juicer es consumir las frutas y verduras lo más crudas posibles, sin alterar sus propiedades, hay que buscar el que más lento extraiga el jugo, para garantizar además que se trata de jugos que permanecen “vivos” durante más tiempo manteniendo sus propiedades nutricionales intactas, además un motor que gira lento producirá menos ruido, lo que nos resultará también más cómodo. En este punto hay que hablar también del material del que están fabricadas las piezas en contacto con el zumo, de nada sirve un zumo muy sano si las piezas en contacto con él no son de un material apropiado, busca siempre que los plásticos sean libres de BPA, o que las piezas sean de acero inoxidable o vidrio.

Ancho apertura de llenado

Esta característica está íntimamente ligada con la primera que hemos comentado, la comodidad. Al final una boca de llenado amplia en nuestro extractor de zumos nos permitirá una mayor comodidad de uso debido a no tener que manipular tanto las frutas y verduras para alimentar el aparato, no es lo mismo poder introducir en la boca de llenado una manzana entera que tener que trocearla en trocitos muy pequeños, al final ésto nos supondrá más tiempo y a la larga podemos dejar de utilizar el slow juicer porque nos resulte muy pesado ponernos a preparar los alimentos que queremos procesar.  Se debe buscar un extractor con la boca de llenado amplia y de cómodo acceso

Cantidad de pulpa en el zumo

La pulpa no es nada más que una parte de la fruta o verdura que estamos procesando, es algo natural y no debería sorprendernos su existencia en los jugos que obtengamos con nuestro slow juicer. Sin embargo hay gente a la que le resulta desagradable encontrarse demasiada pulpa en el zumo. Así pues una de las características que tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar nuestro extractor es si en los jugos que se consiguen usándolo vamos a encontrar mucha o poca cantidad de pulpa. Muchos de estos aparatos disponen de sistemas de regulación de la cantidad de pulpa presente en el zumo, bien con diferentes filtros o por otros medios. En cualquier caso el fabricante o vendedor podrá informarnos de este aspecto tan importante, porque al final si a pesar de disponer en casa de maravillosos zumos de frutas o verduras muy saludables, nos resultan desagradables de tomar no merece la pena, disfrutar del producto que genera nuestro slow juicer también tiene que ser parte de la experiencia de comprar una de estas máquinas.

Variedad de frutas y verduras a procesar

Debido a las características propias del extractor, sobre todo al método que utilice para hacer la extracción de jugo, no todos ellos permiten obtener zumo de cualquier fruta o verdura. Tendremos algunos que por ejemplo no funcionen bien con plátanos, o no permitan extraer jugo de verduras de hoja o de determinadas hiervas. Debes intentar estudiar las limitaciones de la máquina que vas a adquirir hablando con el fabricante, el vendedor o gente que pueda haberlo usado, porque podrías encontrarte que justo el tipo de jugos que deseas obtener tu slow juicer no es capaz de conseguirlos.

Volumen de uso del aparato

Este aspecto es muy importante, aunque en principio pueda parecer algo sin importancia. La mayoría de los extractores de jugo que te encuentras en el mercado están pensados para un uso doméstico, y son máquinas que no soportarán bien una utilización demasiado intensiva. Si realmente piensas que vas a utilizarlo con una intensidad grande, debido a que tu familia es muy numerosa o porque tienes pensado obtener grandes cantidades de zumo de una sola vez, debes tener cuidado al elegir. Quizá necesites decantarte por un slow juicer más orientado a un uso profesional, pues tienen características que les dotan de una mayor durabilidad en un uso intensivo y no requerirá de paradas continuas por el calentamiento del motor u otras incomodidades de uso.

Funciones adicionales

Si estás buscando extractor de jugos lento ya seguramente sabrás que hay en el mercado algunos que vienen con funciones adicionales disponibles, que aunque no tienen nada que ver con conseguir zumos sanos de frutas y verduras, pueden ser un extra que te apetezca tener. Algunas de las funciones  que poseen algunos de estos extractores son la elaboración de pasta fresca, sorbetes, helados, salsas o papillas de diferentes texturas. Si además de ofrecerte un zumo de calidad, crees que puedes aprovechar alguna de estas características, no dudes en buscar en el mercado uno que la tenga.