Molinillos de café

Molinillo de café

Cómo elegir tu molinillo de café

Si eres uno de esos aficionados incondicionales al café y a toda la cultura que le rodea, sabrás que es importante preparar el café recién molido. El café recién molido desprende gases que hacen que no se pueda envasar inmediatamente, razón por la cuál siempre encontrarás matices en tu café recién molido que no estarán en un café envasado.

El hecho de moler tu mismo los granos de café te llevará a tardar un poco más en prepararlo, pero la recompensa a cambio, en forma de aroma inigualable, hará que merezca la pena el trabajo, sobre todo si eres una de esos sibaritas del café recién hecho.

Existen básicamente dos tipos de molinillos, los de cuchillas y los de muelas. En los de cuchillas el grano es golpeado por cuchillas que giran a toda velocidad y el proceso no es tan limpio como en los de muelas. Los granos pueden recalentarse y además el resultado es más bien “granos rotos” que molidos. En cuanto a los de muelas, el molido se produce al pasar los granos entre dos engranajes que pueden ser cónicos o planos. Esta forma de moler el café hace que el resultado sea mucho más satisfactorio. Además en los molinillos de muelas normalmente se puede regular el grado de molido, para poder obtener un molido más o menos fino en función de la distancia entre las muelas. Ya hablamos del grado de molido necesario cuando hablamos de las cafeteras.

Compra el mejor molinillo de café de muelas

Molinillos de café de cuchillas más vendidos

Molinillos de café manuales

Para los más nostálgicos os dejamos una selección de los molinillos de café de manivela, para moler como lo hacían nuestras abuelas.